¿Quieres posar en una sesión fotográfica con Rigoberto Rodríguez?
Infórmate a través de la siguiente dirección electrónica: [email protected]
cerrar esta ventana


No es fácil sorprender el instante huidizo en que la piedra, por ejemplo, alcanza  redondeces  femeninas, y al mismo tiempo la belleza de la   mujer alcanza perennidad de piedra. Solo un ojo en permanente vigilia puede captar esa  conjunción fecunda de dos reinos de la  naturaleza que se alzan en vuelo enamorado, sin cruzar los campos vecinos de la pornografía.

Como se realiza ese milagro visual, no lo sabe ni el mismo Rigoberto. Pero un duendecillo se lo dice cada vez que la imagen deseada toca fondo en la cámara oscura del corazón. La gracia está en detener ese momento - párate, oh sol- y  mostrarlo con naturalidad, casi sin esfuerzo,  como si luces y sombras no hubieran batallado,  triunfantes las dos, en el reino del espíritu...Lo demás es sincronía de la mano y el alma, lección de libro ejercitadas en talleres, trabajo.

Al final la belleza de la obra pide ser compartida  como se comparte un fruto. Atrás queda en  silencio el sabor agridulce de la creación y  comienza la misión del museo, como puente que enlaza a los espectadores con la obra de arte.

Carlos César Rodríguez  



 

home | curriculum | obras | english | e-mail | arte en la red

©1997-2007 Rigoberto Rodríguez
Todos los derechos reservados.
El contenido de este espacio se encuentra protegido
por leyes de derecho de autor internacionales.
Su reproducción sin una autorización escrita queda prohibida.

Un proyecto desarrollado por
M. Windevoxhel para Arte en la Red